Banxico aumenta su tasa de interés en 25 puntos base, llega a 7.50%

Por decisión unánime, la Junta de Gobierno de Banco de México (Banxico) aprobó elevar en 25 puntos base la Tasa de Interés Interbancaria a un día, con lo que ésta llega a 7.50 por ciento. Con el último  ajuste la tasa objetivo de Banxico se ubica en su mayor nivel desde el 19 de marzo de 2009.

Derivado de los altos niveles inflacionarios, la Junta de Gobierno destacó la importancia de la postura monetaria a fin de evitar efectos de segundo orden en el proceso de formación de precios de la economía. Anclar las expectativas de inflación con el objetivo de reforzar su tendencia descendente para converger hacia la meta de 3.0% más/menos un punto, es el objetivo.

Para este propósito, la Junta de Gobierno -que sesiona completa por primera vez desde el nombramiento de Alejandro Díaz de León como  gobernador del  Banco de México- resolvió elevar la tasa de referencia del banco central a 7.50 por ciento, lo que representa el segundo ajuste al alza de la mano de Díaz de León.

Desde el inició del ciclo de alzas, a partir del 17 de diciembre de 2015, el Banco Central a elevado la tasa de referencia en 450 puntos base.

A pesar de la Junta de Gobierno destacó que en enero de 2018 la inflación general de la economía llegó a 5.55%, luego de haber repuntado a 6.77% al cierre de 2017, reconoció que el escenario para el indicador está sujeto a riesgos.

Se alcanzará objetivo en 2019

Luego de que en reuniones previas la Junta de Gobierno del banco central sostuviera que la inflación lograría converger hacia su objetivo en 2018, durante la última reunión este escenario se ha aplazado, considerando que se alcanzará durante el primer trimestre del próximo año.

“El retraso en esta trayectoria está asociado, principalmente, a los efectos aritméticos que tendrán los incrementos de los precios de algunos energéticos y frutas y verduras que afectaron en los últimos meses la medición de la inflación no subyacente”, expusieron.

Estas previsiones descuentan un “comportamiento ordenado” del tipo de cambio, ausencia de presiones por parte del mercado laboral y una moderación en el ritmo de crecimiento del componente no subyacente de la inflación en lo que resta del año. Los riesgos que se vislumbran para este escenario recaen sobre todo en las posibilidades de depreciación de la divisa mexicana.

La renegociación del TLCAN, las acciones de política monetaria por parte de Estados Unidos y la volatilidad generada por el proceso electoral de julio próximo, son los factores de riesgo para el tipo de cambio e indirectamente para el rumbo de la inflación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *