Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Ser Empresario | February 21, 2017

Ir arriba

Arriba

Sin comentarios

¿Es la educación privada mejor que la pública?

¿Es la educación privada mejor que la pública?
Por: Edi Alberto Martínez Tejeda
administracion@hojaldrasking.com

Existe un estereotipo casi universal el cuál cree que la educación privada es mejor que la pública, sin embargo, ¿significa esto realmente que la educación privada es de mayor calidad que la pública?

 

La educación en nuestro país, como a nivel mundial, es un asunto que involucra a diversos sectores de la sociedad y que por duro que pueda parecer, debemos calificarla en tres categorías: de primera, de segunda y de tercera. Ahora bien, si debemos otorgar algún calificativo, no quiere decir que las escuelas públicas estén todas forzosamente en la lista de las de tercer nivel, ni menos aún, que todas las de educación privada sean de primer nivel, lo cierto es que las escuelas privadas normalmente presentan mejores resultados   comparadas con las públicas en lo que respecta a pruebas estandarizadas, así como otras medidas de eficiencia y esto se da, entre otras cosas, porque en el caso de la educación privada, puede ser más selectiva en la selección de admisión lo que hace una mayor homogeneidad, entre tanto las escuelas públicas están obligadas por ley a admitir cualquier estudiante pues se supone es una educación gratuita ya que son pagadas por nuestros impuestos.

En lo que se refiere a las pruebas de estandarización diseñadas para medir el aprendizaje, las escuelas públicas deben regirse por usar el mandato del estado, a diferencia de que las privadas pueden optar por utilizar estos métodos de medición o sus propias pruebas. Es importante destacar también que las escuelas públicas tienen la prohibición de abrazar alguna tendencia religiosa mientras que algunas privadas toman para sí algunas tendencias religiosas como parte de la educación de sus alumnos. Otra diferencia que encontramos es que en el caso de la educación pública es necesaria una falta muy grave para que un alumno sea expulsado, mientras que en el caso de una educación privada debe suponerse que tiene mucho mayor control sobre la disciplina de sus alumnos y por lo tanto un alumno será expulsado al mostrar una disciplina no acorde a los principios bajo los que se rige su reglamento.

Pero al hablar de ambos modelos educativos, debemos dar por entendido que fueron diseñados acorde a las necesidades de la sociedad y al poder adquisitivo de cada uno de sus habitantes, no obstante la educación misma debe tener en cuenta a su personaje principal: el alumno,  y tratar de satisfacer en lo más posible sus necesidades educativas y para ello no debemos perder de vista que otro personaje importante es el maestro y una de sus principales misiones no es sólo captar la atención del alumno sino que mediante innovación y técnicas de aprendizaje, deberá también estimular la capacidad de retención de sus alumnos, ya que si los alumnos a su cargo sólo memorizan lo asimilado en un día de clases, será una pérdida de tiempo puesto que no desenvolverá por completo los conocimientos adquiridos.

Existe un estereotipo casi universal el cuál cree que la educación privada es mejor que la pública; infraestructura, horarios más amplios, equipamiento, mayor involucramiento de las familias entre otras cosas que ya hemos mencionado anteriormente, pueden ser factores que contribuyan a tales afirmaciones, sin embargo, ¿significa esto realmente que la educación privada es de mayor calidad que la pública? Es difícil escoger un criterio entre la educación pública y la privada, sin embargo, y  pese a que los promedios de la educación privada pueden estar por encima de la pública, lo que deseo resaltar es el hecho de que existe una gran cantidad de estudiantes provenientes de colegios públicos que obtienen en niveles tales como la preparatoria, mayores notas que quienes provienen de colegios públicos, y no es que estemos cuestionando la calidad de los centros educativos privados sino el estereotipo contrario: aquella creencia de que la educación privada es buena y la pública es mala. Más bien creo que la educación pública también es capaz de dar tan buenos resultados como la privada y que finalmente tanto una como la otra cumplen con la función social de atender a toda una población estudiantil ávida de reducir la desigualdad educativa.

Lo cierto es que México debe empezar por invertir mejor en la educación, no sirve de nada aumentar el presupuesto educativo si sólo servirá para engordar la burocracia educativa; México debe elevar la calidad de la educación a través de la investigación, los programas educativos de calidad y sobretodo la evaluación externa, objetiva y precisa que de verdad año con año dibuje un panorama real y no uno a modo de quienes lo revisan.

Finalmente, y no es un secreto para nadie, en nuestro país las autoridades educativas deben invertir mejor en la educación, pues de nada servirá aumentar de manera constante el presupuesto a esta área, si no se destina a aumentar la calidad de la educación mediante programas educativos de calidad, mayor investigación y sobre todo a una evaluación objetiva y precisa que arroje resultados reales  y no  a  modo de quienes la revisan, sólo  así podremos pasar de  ser un  país subdesarrollado a ser un país de primer mundo como en realidad debiera ser.

Enviar comentario