Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Ser Empresario | April 24, 2017

Ir arriba

Arriba

Sin comentarios

Los millennials, la generación del ahorro

Los millennials, la generación del ahorro

 

Los jóvenes ahorran bastante más de lo que pensaba el sector financiero. Un estudio encargado por VidaCaixa –la filial aseguradora de CaixaBank, y líder absoluto en instituciones de inversión colectiva– revela que el 75% de las personas de la generación millennial (personas entre 25 y 35 años) es capaz de no gastar todos sus ingresos y reservar una parte para imprevistos o para preparar su jubilación. De acuerdo el estudio, estos jóvenes son capaces de ahorrar unos 116 euros al mes.

“Hemos desmontado muchos mitos y prejuicios que teníamos sobre este colectivo”, explica el consejero delegado de VidaCaixa, Tomás Muniesa. “Las conclusiones me han sorprendido tanto que he preguntado a mis dos hijos, que están en esta franja de edad, y ambos tienen contratados productos para ahorrar, ¡y no tenía ni idea!”, reconoció el directivo.

El informe –elaborado por la consultora TNS por medio de 800 encuestas– revela que, de los jóvenes que ahorran, el 80% quiere asegurarse un buen futuro, garantizar su jubilación y proporcionar estabilidad económica a su familia. Otra parte importante tiene como motivación preparase ante imprevistos, y reservar dinero para las vacaciones.

El perfil del ahorrador es el de un joven que empieza a ahorrar a los 22 años. “Nos ha sorprendido mucho que la gente se inicie en los hábitos de ahorro tan temprano”, apunta Muniesa. En un 78%, los ahorradores tienen trabajo, y mayoritariamente tienen pareja o hijos. Entre los jóvenes que ahorran (el 75% de los encuestados), destinan por término medio el 17% de sus ingresos para este fin.

La directora del estudio, Edurne Gandarias, puso de relieve que entre los jóvenes que ahorran, al 61% le gustaría ahorrar más.

Asesoramiento familiar

A pesar de ser la generación de las nuevas tecnologías, para decidir sobre los productos de ahorro se asesoran con su familia (padres, hermanos, y hasta cuñados). Además, contrariamente a la creencia generalizada, los jóvenes siguen teniendo predilección por las oficinas bancarias cuando se trata de contratar un producto de ahorro.

En cuanto a los formatos predilectos para reservar parte de los ingresos, la mayor parte cita las cuentas corrientes y de ahorro (43% del total). Una proporción importante (el 24%) prefiere ahorrar metiendo el dinero en la hucha. Es decir, manteniendo el efectivo en casa. Mientras que otro 11% de encuestados menciona los depósitos.

En cambio, los planes de pensiones o los fondos de inversión apenas son utilizados por esta franja de edad. En el caso de las pensiones privadas, una mayoría conoce su existencia (el 57% del total), pero tan solo el 8% lo utiliza como vehículo de previsión.

“Creemos que se trata de un tema generacional. Los jóvenes ven que la edad para su jubilación aún queda lejísimos, y no ven conveniente meterse en un producto que solo pueden recuperar dentro de mucho tiempo”, apunta el consejero delegado de VidaCaixa.

La mayoría de los millennials desconfía del sistema público de pensiones, ya que hasta un 70% piensa que la pensión pública no será suficiente para vivir, el 90% no sabe cuál será el importe aproximado de su pensión y el 80% desconoce cuánto tendría que ahorrar para tener la jubilación que querría.

Dentro de las organizaciones, uno de los departamentos más interesados en acercarse a los millennial es el de marketing. El máximo responsable de este área en CaixaBank, Javier Mas, reconocía ayer durante la presentación del estudio que llevan mucho tiempo analizando al colectivo y buscando cómo acercarse a él y ofrecerle buenas soluciones.

“Los millennial son más maduros de lo que muchos piensan, pero les ha tocado vivir en un periodo complicado, y muchas veces pecan de impacientes”, apunta Mas. En el ámbito de las finanzas personales, este directivo destaca que los jóvenes “cada vez tienen menos interés por endeudarse, y prefieren ahorrar para afrontar gastos extraordinarios.”

Fuente: http://eleconomista.com.mx

Enviar comentario