México, en la cola de desempeño salarial

Entre el 2005 y el 2015 el salario promedio real mensual cayó 12%, la peor evolución para un país de la región en ese período, reportó la OIT.

Entre el 2005 y el 2015 México exhibió la peor evolución salarial de América Latina, con un decrecimiento de 12% del salario promedio real mensual, muy cercano al de países como El Salvador (-11%) y Honduras (-6%) y lejos de los países mejor comportados en este rubro de la región, como Uruguay (+54%), Argentina (+45%), Brasil o Chile (+36% ambos), de acuerdo con un estudio de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

“De hecho, los tres países que registran contracciones de sus salarios reales promedio durante el periodo pertenecen a Centroamérica y México (El Salvador, Honduras y México). Los países del Cono Sur (Argentina, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay) se concentran en la parte alta de la distribución, encontrándose los cinco entre los seis primeros países con mayores incrementos salariales”, refiere la OIT en su “Panorama Laboral 2017. América Latina y el Caribe”.

Además, la OIT reportó que, en términos generales, los ajustes de los salarios reales regionales guardaron relación con la productividad. Sin embargo, en los países de América Central y México los ajustes salariales fueron menores a los observados en la productividad. “Por lo tanto, más allá del desempeño económico, habría otros factores que afectaron el menor crecimiento de los salarios reales en esta subregión”.

En una transmisión en vivo desde Lima, Perú, el director de la OIT para América Latina y el Caribe, José Manuel Salazar-Xirinachs, dijo que, a pesar de la tendencia regional de crecimiento de los salarios, se apreciaron diferencias en la evolución a nivel de subregiones.

El desempeño superior de los países como Uruguay, Brasil y Argentina está relacionado con el efecto positivo del super ciclo de los precios de los commodities, que benefició en particular a los países de América del Sur.

En tanto, refiere que México no aumentó prácticamente el salario mínimo real, “pero su relación con los salarios promedio aumentó debido a la caída en estos últimos en términos reales. Por el contrario, tanto Bolivia como Uruguay aplicaron aumentos muy importantes del salario mínimo real (del orden del 100 % para el periodo total). Mientras que en Uruguay el salario promedio del sector privado aumentó en 57%, en Bolivia lo hizo apenas 18%, por lo que la relación salario mínimo-salario promedio aumentó más en este último país”.

De los 14 países analizados, México y Paraguay se mantienen aproximadamente al mismo nivel de líneas de pobreza que en el año 2005; mientras que el resto registró mejoras de distinta magnitud.

En América Latina los asalariados públicos representan 18% del total de asalariados en el 2015, trabajo doméstico representa 8% y el empleo privado 74 por ciento. Cada uno de estos grupos tiene una dinámica distinta de determinación de sus salarios. Mientras que en el Cono Sur y en los países andinos los salarios reales en el sector privado se movieron a la par del sector público, en América Central y México los salarios reales del sector público muestran un incremento de 15%, mientras que en el sector privado se mantuvieron constantes en términos reales.

En tanto, los salarios del sector público son alrededor de 50% más altos que el promedio general, seguidos por los salarios privados, que se sitúan cerca del promedio general.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *