Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Ser Empresario | May 26, 2017

Ir arriba

Arriba

Sin comentarios

Nadie sabe lo que tiene… hasta que le pone precio

Nadie sabe lo que tiene… hasta que le pone precio
admin
  • On octubre 31, 2014

¿Qué deben hacer las compañías para que las personas valoren lo que tienen en su empleo actual, antes de creer que “es más verde el pasto del vecino”? 

Hace tiempo renunció. Ya estaba cansado de su trabajo, de sus jefes y de cómo funcionaban las cosas en su empresa. Ya nada le parecía bien, así que decidió irse. Aparentemente, cambiarse de empresa era la solución más sensata; de ese modo dejaría atrás todos los corajes y las injusticias. Consiguió un puesto en otra empresa y renunció.

Han pasado unos cuantos meses y ahora regresa arrepentido a pedir que le devuelvan su empleo anterior. Finalmente, las cosas no eran tan malas como él pensaba. Se dio cuenta de lo que perdió y quiere recuperarlo, está arrepentido.

Ésa es la historia que viven todos los días muchas personas y muchas empresas. Si las personas talentosas se van y luego regresan a tratar de recuperar su cargo anterior, evidentemente hubo algo que no vieron, algo que perdieron de vista y, por lo tanto, que no pudieron valorar. Y como dice la sabiduría popular: “nadie sabe lo que tiene hasta que lo ve perdido”.

La pregunta es: ¿Cómo evitarlo? ¿Qué deben hacer las compañías para que las personas valoren lo que tienen en su empleo actual, antes de creer que “es más verde el pasto del vecino”? Trataré de explicar aquí el concepto de una forma simple (aunque en la práctica puede ser mucho más complejo): ¡Todo es cuestión de números! Veamos un ejemplo:

Si alguien tira a la basura un cuadro y después se entera que pertenece a un pintor muy famoso, obviamente se arrepentirá de haberlo perdido. Si lograra recuperarlo y luego se entera que nadie en el mercado estaría dispuesto a comprarlo porque existen demasiadas réplicas idénticas, ¡quizá se deshará de él! Aunque algo sea valioso, si no lo puedo convertir a pesos o no me genera ahorro monetario, no me dolerá perderlo.

¿Un bono?.. Me genera pesos. ¿Un seguro de gastos médicos?.. Me ahorra. ¿La relación con mi jefe? ¿El ambiente laboral? ¿La posibilidad de crecimiento? ¿La estabilidad en el empleo?… Ya no estoy tan seguro. Es difícil cuantificar estas cosas, pero precisamente éstas son algunas de las principales razones por las que muchas personas talentosas deciden permanecer o salir de una empresa.

Imagina que tienes un jefe tirano que te explota, te humilla, se queda con todo el crédito, te mete en chismes y te ridiculiza frente a los demás. ¿Cuánto dinero estarías dispuesto a pagar para quitártelo de encima? Es decir, si tuvieras que sacrificar parte de tu salario para tener a un supervisor “más normal”, ¿qué parte de tu salario sacrificarías? ¡Ponle un número! Ahora imagina que pagas esa cantidad y te traen a un jefe “normal”, pero si pagas algo extra te pueden traer a uno maravilloso que te apoyará, te ayudará, te comprenderá y te hará crecer. ¿Cuánto estarías dispuesto a pagar de tu sueldo por el nuevo? ¡Ponle un número!

Y si haces ese mismo ejercicio con el ambiente laboral, con la posibilidad de crecimiento, con la estabilidad en el empleo, con la cercanía a tu casa y con todo los demás intangibles que para ti sean importantes, tendrás una idea muy clara de cuánto realmente vale tu compensación integral, definiendo ésta como la suma de tu compensación total más tu compensación emocional.

La compensación integral te dará los elementos necesarios para saber si te conviene cambiarte de empleo o quedarte; si te están ofreciendo más, lo mismo o menos; si lo que estás recibiendo es lo que realmente más valoras. La compensación integral también sirve a las empresas para mejorar sus acciones de retención de talento y a los reclutadores para mejorar sus estrategias de atracción de talento.

Mediante un buen uso y conocimiento de la compensación integral, las compañías podrían dejar de pelear por el talento “a billetazos” y las personas podrían ver el pasto del color que realmente es, tanto el propio como el del vecino.

La compensación integral es una metodología revolucionaria que puede ser aplicada por cualquier empresa y cualquier persona, para beneficio de todos.

Enviar comentario