No a AMLO, ¿sí a Anaya, Meade o Zavala?

Armando Román Zozaya- Excelsior

No a AMLO, ¿sí a Anaya, Meade o Zavala?

El PRI y el zavalismo podrían volcarse a favor de Anaya y así garantizar no el triunfo de éste, sino la derrota de Obrador.

Por ahora, encabeza todas las encuestas. Sin embargo, es muy probable que Andrés Manuel López Obrador ya haya perdido la elección de 2018.

Tal vez ya la perdió no porque, en una maroma ideológica, construyó una alianza con el Partido Encuentro Social. O porque no pueda siquiera expresarse con claridad. O porque va por la vida como si fuera el salvador de la patria, el superhombre que, tan sólo con su presencia en la silla presidencial, acabará con la corrupción, convencerá a Donald Trump de tratar bien a México, eliminará la pobreza y también el crimen organizado.

No, la casi garantizada derrota de Obrador no será por sus desplantes, su ignorancia, sus derrapes ideológicos ni la forma tan banal, ridícula, en la que se aproxima a la complejísima realidad mexicana. López Obrador está muy cerca de perder la elección por una simple y sencilla razón: el grupo en el poder no lo va a dejar pasar. Y no, no quiero decir que habrá fraude electoral con el fin de evitar su victoria.

Andrés Manuel López Obrador no está compitiendo contra José Antonio MeadeRicardo Anaya Margarita Zavala: está compitiendo contra los tres; MeadeZavala y Anaya son parte del grupo que ha mantenido el control del país por varios años ya. Claro está que no todos los miembros de este grupo han ocupado posiciones de gobierno todo el tiempo que este colectivo ha dominado la política nacional. Pero esto no quiere decir que el PRI y el PAN (incluyo en “PAN” a Zavalay sus seguidores) no tengan en común el favorecer plenamente el actual modelo económico, por ejemplo, o estén convencidos de apoyar con todo la recientemente aprobada Ley de Seguridad Interior. De la misma forma, y esto es de gran relevancia, en ese grupo hay intereses creados, y complicidades, que trascienden las fronteras partidistas y que constituyen la base de por qué López Obrador no está compitiendo en contra de tres candidatos, sino en contra de un solo grupo que tiene tres opciones para, otra vez, retener la Presidencia.

A medida que avancen las campañas, lo más seguro es que López Obrador no caiga de 30-32 por ciento del voto. Tal vez incluso logre crecer algunos puntos más como resultado de que habrá perredistas que, molestos con la alianza PAN-PRD-MC, preferirán votar por él. Es también probable que José Antonio Meade no crezca lo suficiente. De la misma forma, si Zavala logra estar en la boleta, es posible que no pase de 10-12% de intención de voto. En este escenario, Meade o Zavala no tendrían posibilidades de ganar. Pero si Anaya sí logra rondar 30% de los sufragios, Zavala y Meade podrían “declinar” por él, es decir, sin necesariamente abandonar la contienda (sobre todo Meade), el PRI y el zavalismopodrían volcarse a favor de Anaya y así garantizar no el triunfo de éste, sino la derrota de Obrador.

Otra posibilidad es que sean Anaya y Zavala los que apoyen a Meade e, inclusive, que Meade y Anaya apoyasen a Zavala. El punto es que, entre estos tres personajes y sus partidos y huestes, hay suficientes recursos, mañas y votos para derrotar a AMLO, especialmente porque éste tiene negativos muy elevados: muchísimos mexicanos jamás votarían por él.

Es casi imposible, pues, que López Obrador gane la Presidencia (y sin fraude). ¿Sería esto positivo? Sí y no. López Obrador no sería un buen Presidente. Es más, sería un desastre. Pero seguir como estamos (y esto es lo que representan MeadeAnaya y Zavala) tampoco es opción (de hecho, México es ya, en muchos sentidos, un desastre). ¿Es posible escapar a esta situación? ¿Estamos condenados a seguir siendo presas de una clase política nefasta? No tengo respuestas, de verdad que no. ¿Usted sí, amigo lector?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *