Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Ser Empresario | July 26, 2017

Ir arriba

Arriba

Sin comentarios

Voces Libres 27 de Junio 2016

Voces Libres 27 de Junio 2016

“Ahí viene “la CNTE”…”

                                              Sergio Armendáriz

   El gobierno de EPN levanta frentes por todas partes, por eso, el amago para el 2018 es el fantasma populista de AMLO, el estilo “CNTE”, amenaza en convertirse en la supertribu del mesías tropical tabasqueño para hacer campaña en todo el país. Precisamente, la CNTE no es ni mucho menos solamente la disidencia magisterial, rostro legal y legítimo de la pluralidad educativa en México, es también, sin duda, el auténtico brazo operativo de presión y golpeteo político que el mencionado tabasqueño maneja para abrirse paso en el país con ruta al ansiado y anhelado 2018, está compuesto, es sabido, por grupos y subgrupos de exguerrilleros y posiblemente guerrilleros del EPR y de otros frentes por el estilo, agitadores profesionales y porros, es además, una reedición multiplicada de lo que fue la APPO oaxaqueña, que en el 2006, desestabilizó sin piedad al estado de origen de Benito Juárez, Porfirio Díaz y José Vasconcelos, entre otros grandes hombres de México y su historia.

   La prisión a las cabezas de la CNTE, no es un simple y puro yerro del gobierno de Peña Nieto, antecedido por el estilo bravucón y verbalmente violento de Aurelio Nuño, por supuesto que muchos son los errores y traiciones, vendettas políticas incluso que se viven al interior del inquieto gabinete federal y del PRI de cara a la sucesión presidencial del 2018, sin embargo, los tecnoburócratas de la nueva Nomenklatura del PRI, los mismos que le “tendieron la cama” a Beltrones, no son tan tontos como para desconocer la estrategia muy nítida de AMLO, que por supuesto no se bastará con su partido propiedad MORENA, para acceder a Los Pinos en un par de años; por el contrario, la verdadera columna vertebral y sus ramificaciones nerviosas están en el cuerpo creciente de movilización de la CNTE, molusco político que se mueve de manera efectiva y violenta por gran parte del país y que abreva legitimidad en la rampante miseria y desigualdad mexicana. Por eso, AMLO rápidamente salió a la defensa de los impresentables caciques de la CNTE, que, con fachada de profesores, han lucrado de lo lindo de las ubres presupuestales de la federación y de los estados correspondientes, de manera especialmente visible en el caso de la Sección 22 de Oaxaca.

   La “CNTE” es un organismo expansivo y oportunista, cuyo verdadero cerebro conductor es el famoso “Peje” López Obrador, amparado además en las numerosas pifias del gobierno de EPN y del espantoso estado de corrupción que desgarra las entrañas de la partidocracia mexicana, con visibilidad máxima en un PRI en severísima crisis institucional. Con la máscara simulada de la CNTE puesta en su ambición política populista, AMLO se desmarca estratégicamente un tanto de la infumable partidocracia, incluyendo a la gravitación propia de su partido patrimonial, MORENA, que por cierto, no deja de obtener ganancias electorales en diversos contextos de la República.

   Para Jorge Castañeda, existe una grave cadena de errores en este sentido, dado que “…lo que a principios de 2013 parecía ser el primer gran acierto del régimen, encarcelar a Elba Esther Gordillo, quizás resulte el peor error de EPN. No sólo el gobierno ha sido incapaz en tres años y medio de llevarla a juicio y lograr que sea sentenciada. Su desaparición política ha traído un desorden monumental en el magisterio. Tres hechos lo confirman: primero, la CNTE crece día con día territorialmente. Habiendo  desaparecido de Chiapas, y quedando circunscrita a Oaxaca, hoy está presente como fuerza disruptiva en una multitud de entidades; segundo, Muchas secciones de la CNTE le cobraron su reforma laboral en materia educativa a Peña Nieto: por lo menos eso sugieren algunos resultados de Chihuahua y Tamaulipas; tercero, Con la tragedia de Nochixtlán y la detención de tres líderes de la CNTE, gracias a la ausencia de control que Elba Esther ejercía, el gobierno le ha regalado a AMLO los presos políticos y los mártires que no buscaba pero que ya tiene…”

   La Reforma Educativa es el gran pretexto de las ambiciones políticas desbordadas de la rapiña incontenible de la clase política mexicana. Lo mismo para la Nueva Nomenklatura del ya siempre viejo PRI, que pretende salvarse con la preservación de la gran reforma en cuestión, que para el cálculo político de AMLO y de su brazo operativo llamado la CNTE, cubierta bajo el paraguas legitimador de un SNTE hace cuatro años descabezado en la caída en desgracia de su último liderazgo realmente poderoso. Juego de espejos y simulaciones que depreda al país de manera voraz.

   La violencia que se acaba de vivir en la histórica destrucción física parcial, pero brutalmente simbólica del Palacio de Gobierno de Chihuahua, en el escenario infumable del duartismo putrefacto, tiene un indiscutible aroma a “la CNTE”, incluso varios de los detenidos por los actos vandálicos, son nativos del estado nutriente de la misma, es decir, de Oaxaca. Por cierto, de manera coincidente, el mismo día del acontecimiento penoso, por la tarde, se llevó a cabo una marcha reivindicatoria de los profesores críticos de la evaluación educativa docente con destino a la Plaza de Armas. Se avecinan también durante la mitad del próximo mes de Julio, los respectivos Congresos Seccionales Extraordinarios para renovar dirigencias magisteriales, de ambas Secciones del SNTE, esto es, de la 8 y de la 42. Sus dirigentes estarán vigentes durante los próximos 4 años, es decir, del 2016 al 2020, pasando por el 2018, con deliberada obviedad.

   Las referidas Secciones sindicales nunca han presentado un influjo relevante por parte de las corrientes o tribus de la CNTE, sin embargo, hoy el clima político irritado, el justo e indiscutible mal humor social de México entero, puede representar la coyuntura de penetración largamente anhelada y acariciada. Los errores en política son enormemente costosos, la corrupción y el dolo, la ineptitud y las ambiciones desaforadas, combinadas con una terrible volatilidad externa, pueden convertirse en el perfecto caldo de cultivo para que las hordas populistas puedan por fin celebrar su rabioso arribo al poder, arropadas en el legítimo agravio ciudadano. La “marea rosa” que va de salida en Latinoamérica de los populismos a la Hugo Chávez y anexas, el neopopulismo autoritario, se asoma en el turbio y complicado horizonte político mexicano, bajo los nubarrones de Donald Trump en el Norte. El liberalismo social y político mexicano, está cercado por estos crecientes fantasmas.

   Por último, una pregunta ineludible: ¿Quién o quiénes trajeron, dieron alojo y alimento durante varios días, a los émulos de la APPO?

Enviar comentario