Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Ser Empresario | March 27, 2017

Ir arriba

Arriba

Sin comentarios

Voces Libres 29 de Junio 2016

Voces Libres 29 de Junio 2016

El Equipo de Javier Corral…

                                          Sergio Armendáriz

Cuando termine la polvareda producto de los estertores del cuerpo político putrefacto del duartismo, pulverizado por la voluntad popular manifiesta el pasado 5 de Junio, Javier Corral se verá seguramente en la necesidad de preservar su relativa autonomía que ha mostrado desde el proceso de su campaña, éxitosa sin duda, y que fue consagrada con la victoria “del Pueblo de Chihuahua”, como con justicia la llama él, dado que los compromisos y “facturas” desde ya juegan un papel importante, decisivo, en la conformación de su inminente equipo de gobierno, por lo pronto ya de transición, es decir, en la constitución de lo que será su gabinete.

   Dos bloques evidentes de corrientes políticas estarán haciendo peso y presencia en las decisiones respectivas del próximo Gobernador de Chihuahua. Por supuesto, el PAN, su Partido de origen y las siglas por las cuales contendió en las pasadas elecciones, será sin duda uno de los grupos de “presión” que estarán abordando a Corral para definir lo que parece será una especie de escaramuza de posiciones para “tomar” al gabinete Corralista. Se perfilan en este sentido varios nombres, por cierto, muy tradicionales e identificados con lo que fue el gobierno de “Pancho” Barrio, allá en el cada vez más lejano sexenio 1992-1998.

   Los apellidos destacadamente Barrio y Madero, también Molina, Chávez, Reza, Cuarón y otros más, representan sin duda a los llamados “panistas históricos”, aún en el caso de alguno de ellos que ha sido fustigado por bandazos en sus simpatías personales y partidistas. Estos personajes y varios más, serán el ala identificada con el PAN, que en todo momento recordarán a Javier sus condicionamientos y compromisos para con su génesis institucional, independientemente del hecho de que el Gobernador Electo a lo largo de su fecunda carrera política, haya ajustado y transformado sus posiciones intelectuales y sus prácticas mismas, corriéndose hacia el centro y la izquierda en la búsqueda de la renovada legitimidad que le permitió con fortuna convertir la derrota en la disputa por la gubernatura en el año de 2004, en una saludable experiencia de aprendizaje asimilada y acomodada para el ascenso virtuoso en este pasado 5 de Junio de 2016.

   Hoy, a la luz de los grotescos acontecimientos de la irónicamente llamada “Toma de Palacio”, con los actos vandálicos que le acompañaron, los cuadros del PAN son notoriamente mayoritarios en relación a los que potencialmente pudieron ser los integrantes de la “izquierda”, tanto los partidarios de MORENA, como aquellos miembros de lo que en su momento representó la magnífica agrupación de “Unión Ciudadana”, lamentablemente devenida hoy de Institución Civil de participación democrática, con todo el peso legal, moral y político correspondiente, en una aparente especie de foco activista y de choque, con fuerte humor anarquista, o “anarco” al mejor estilo CNTE-APPO, como ciertos críticos denominan a algunos grupos de esta práctica violenta.

   Antes de los hechos violentos de la “Toma de Palacio”, es muy probable que las izquierdas hubieran estado representadas de inmediato en el Equipo de Transición de Javier Corral, a través de apellidos como García Chávez, Castro y Quintana Silveyra, sin embargo, hoy algunos de ellos demandados penalmente por el gobierno torpe e ignominioso de César Duarte, en su etapa de franca agonía, a partir de lo que seguramente resultó una convocatoria con mal timming y pésima táctica, se ven absolutamente impedidos al menos en este decisivo momento, para integrarse al referido equipo corralista.

   Es absolutamente indispensable apuntalar con inteligencia y determinación política a lo que será el gobierno presidido por Javier Corral; es este un político que luce limpio y luminoso para el inmenso desafío de gobernar que le tocará llevar a efecto a partir del próximo día 4 de Octubre de 2016. El principal capital político de Corral se remite a una fecha emblemática: Domingo 5 de junio de 2016, fecha en que como perfectamente él lo ha expresado, el Pueblo de Chihuahua decidió castigar democráticamente y de forma impecablemente constitucional e institucional, a un gobierno corrupto, mañoso y decadente. Es en este decisivo acontecimiento histórico de la democracia chihuahuense, en la cual se sustenta la fortaleza enorme de legalidad y legitimidad que acompañan y obligan al próximo Gobernador de Chihuahua. Sin embargo, además, la boleta de voto triunfadora marcaba el nombre específico de Javier Corral, no así el de “Chacho” Barraza, Javier Félix Muñoz, Jaime Beltrán del Río o el de Cruz Pérez Cuéllar, que eran los otros posibles “castigos” para Enrique Serrano del PRI, visto siempre como el “delfín” de César Duarte.

   No, el ciudadano chihuahuense votó decididamente a Javier Corral, candidato en su momento del PAN y de Alianza Ciudadana por Chihuahua; es el hecho puro y duro, por lo cual Corral posee toda la legitimidad que el proceso de alternancia democrática le ha concedido e investido. El próximo gobierno estatal deberá ser sin duda incluyente, transparente, abierto y participativo, profundamente respetuoso del principio de legalidad, dado el horrendo deterioro en que el duartismo ha sumido a dicho principio en la degradada vida institucional de Chihuahua. Toda la vida institucional del estado, se ha convertido en territorio de truhanes y mañosos, depredadores voraces, chicos y no tanto, del patrimonio del pueblo de Chihuahua.

   Sería muy importante, que el gobierno del estado en su próximo gabinete, estuviera integrado por un equilibrio de visiones que enriquecieran la participación plural y abierta de las necesidades y demandas políticas existentes, evitando los grupos y grupitos convertidos en camarillas que secuestran a la administración pública y la parasitan con intereses clientelares o corporativos, lo de siempre pues. Javier Corral, aparte de su probada inteligencia y fina articulación discursiva, tendrá que ser un hábil político de equilibrios para procesar con justicia y entereza a las derechas y las izquierdas que estarán cercando ideológica y políticamente a su acción de gobierno.

 

Enviar comentario