Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Ser Empresario | July 20, 2017

Ir arriba

Arriba

Sin comentarios

Voces Libres. Jaime Herrera Corral: ¿testigo Protegido?

Voces Libres. Jaime Herrera Corral: ¿testigo Protegido?

Por Sergio Armendáriz

“…¡Imbécil!, te dije que todo estaba bajo control, que no pasaría nada…”, exclama enfurecido el otrora poderoso personaje a su nervioso interlocutor, tumbado en cómoda poltrona de cuero,  mientras un joven y musculoso asistente le da suaves masajes en la desnuda espalda y el cuello, con fino aceite importado Melrose Sweet Almond Oil, para calmarle la tensión y el estrés, a la par que solícito le acerca gruesa copa de coñac francés, Remy Martin King Louis aged 50, cuya botella de fino cristal Baccarat, no se vende en París por menos de cinco mil dólares, “…Raúl ya me aseguró que no moverán nada y que incluso podrían atraer todos los expedientes bajo su jurisdicción en breve término, te repito, ¡eres un estúpido!…”

   El cuestionado exfuncionario financiero no puede menos que admirarse del regio Penthouse que domina las alturas del gigantesco edificio en los bosques de Cuajimalpa, con imponente vista a la Ciudad de México; los acabados son todos de mármol y de maderas preciosas de cedro y caoba, aun huele a nueva, debió costar al menos diez millones de dólares, que prontamente fueron pagados en efectivo, tomados de resguardada bóveda, ubicada en semioculta casa de seguridad, una de muchas más que el desconfiado cuanto cuestionado personaje tiene a lo largo de la amplia geografía de todo el país, si lo sabrá él, que ayudó a diseñar la ingeniería financiera para desaparecer todo rastro de trapacerías, que dejaría atónito al mismísimo Al Capone.

   La compleja tarea empezó varios años atrás, identificando los más importantes centros mundiales de lavado de dinero y paraísos fiscales, los visitó todos y en cada uno de ellos abrió cuentas irrastreables a nombre de cercanos familiares y amigos de su voraz jefe: Andorra, Antillas Holandesas, Aruba, Bahamas, Barbados, Emiratos Árabes Unidos, Jamaica, Mónaco, Malta, Trinidad y Tobago, Panamá, San Marino, Singapur, Chipre, Liechtenstein y Macao.

   Luego vino el tema de abrir docenas de “casas de seguridad”, eufemismo para designar lugares en los cuales instalar grandes bóvedas de acero reforzado con titanio, especialmente ordenadas a Casper en Alemania, que por sí mismas costaron una fortuna, para guardar en ellas los miles de millones de pesos sustraídos ingeniosamente del erario público chihuahuense; todas ellas repartidas en las cien principales ciudades, y fuertemente custodiadas por bien entrenados guardias israelitas.

   Todavía recuerda con estremecimiento como se envió el grueso de este dinero en grandes costales de yute, previamente pesados en básculas electrónicas italianas, antes de subirlos a la flota aérea del propio gobierno del estado, que nuevamente fueron revisados con minuciosidad a su arribo en lejanos destinos, por expertos contadores y financieros colombianos y panameños, para luego ser transbordados en camiones de carga blindados a su destino final.

   “…Te tienes que ir fuera del país hasta que se calmen las cosas, la “Bibis” ya me aseguro que tiene todo controlado y que mi sucesor es un dócil perrito faldero en sus manos, el muy estúpido cree de verdad que lo van a financiar para la grande, es un ingenuo, el verdadero peligro es García Chávez…”, fina bata violeta de seda cubre ahora al obeso y semicalvo personaje, mientras se levanta de su sesión de terapia rejuvenecedora y se dirige decidido a las duchas, y luego a un reconfortante baño de vapor, al que seguirá a no dudarlo una romántica cena con velas, acompañado de al menos tres efebos de reciente adquisición, llegados directamente de Florencia la noche anterior, todos ellos de menos de veinticinco años, de atlética complexión física y de una hermosura casi femenina en sus rostros bronceados de la campiña Toscana.

   “…Ni sueñes con que te vas a zafar de mi volviéndote un testigo protegido, sabes muy bien como le iría a tu familia, no tendría consideración alguna, conoces mi estilo implacable de persecución y linchamiento…”, ruge amenazante antes de salir de la amplia estancia, seguido de cerca por sus corifeos; la elegante mesa del comedor principal ya dispuesta con los mejores platillos de la cocina española: Salmorejo, Gazpacho, Paella Valenciana, Tortilla de Patatas, Calamares en su Tinta, Pulpo A Feira, Callos a la Madrileña, Pollo al Chilindrón, pisto Manchego y Roscón de Reyes, que serán acompañados de finos tintos de la Madre Patria: Clos Erasmus 2004, Teso La Monja 2008 y el emperador Pingus 1996.

   “…Maldito ladrón, como si fuera tan fácil…”, piensa para sí el temeroso financiero, quien ahora se arrepiente de haber siquiera conocido al siniestro personaje, que lo envolvió en una nube de promesas que pensó que le habrían de cambiar la vida, decidido razona con claridad, “…por mí te vas a pudrir, desgraciado sinvergüenza…”

   Rápidamente sale de la elegante residencia con apenas el dejo de una sonrisa reprimida.

   ¿Será…?

Enviar comentario