Voces Libres. Óscar Cantú, ¿el último chantaje?

Por Sergio Armendáriz

   “…El cierre del diario El Norte por evidente insolvencia financiera y la escalada de inseguridad en el estado, de las cuales ahora su dueño Oscar Cantú quiere culpar burdamente al gobernador Javier Corral, son parte de una estrategia política duartista que busca desestabilizar al nuevo gobierno, endosándole problemas prefabricados, a los que César Duarte era tan afecto…”, acota sonriente el influyente personaje, cercano como pocos a los altos círculos de poder en el altiplano, “…La manipulación abierta en algunos importantes y costosos medios nacionales tiene todo el sello del padrino político de Duarte, especialista nada barato por cierto, en este tipo de campañas negras…”

   “…No nos quepa la menor duda, en breve término Oscar Cantú anunciará la muy probable adquisición de su periódico por parte de “algún importante grupo de inversionistas”, a quienes les venderá los despojos que aún le quedan, a precio de oro, con lo que nuevamente habrá hecho un negocio redondo, de los que es especialista, naturalmente dejando en la inopia al valioso cuadro de trabajadores administrativos y de redacción, quienes fueron los últimos en enterarse de la “valiente” decisión de su expatrón, quien así cobrará la factura de los favores políticos que ahora viene prestando…”, llegamos prestos al elegante restaurant español en el centro de la Ciudad de México, a bordo de impresionante camioneta BMW gris acero 2017 X6 M, en donde ya nos espera afable el Capitán de Meseros con una amplia sonrisa, listo para conducirnos a una de las mejores mesas del prestigiado lugar.

   “…Es el más puro estilo de chantaje periodístico que en su tiempo denunció el entonces Presidente José López Portillo, refiriéndose a pillos en los que es común la divisa del “te pego para que me pagues”, causa franca hilaridad la figura rolliza de Cantú, en la de 8 columnas, con el rostro desencajado, en un rictus de odio, sosteniendo en forma dramática dos ejemplares de su diario, mientras desliza rencoroso: “Corral es frívolo, improvisado y monopoliza la información”, “él recorta el presupuesto para publicidad, pero lo que le queda lo aplica para tener publicaciones de autoelogio”, “eso lo vivieron Rusia y Cuba”; finaliza con teatralidad, histriónico, casi en llanto: “Seré un promotor de la libre expresión , de la libertad y defensa de los periodistas y medios de comunicación, sin comentarios…” señala nuestro interlocutor, al borde de la risa.

   El ya conocido desfile de importantes políticos y empresarios se repite en un ritual frecuente, todos quieren saludar a nuestro entrevistado, incluso con atropellamiento, ansiosos de obtener una cita o una reunión, para plantear importantes proyectos de inversión o de apoyos políticos en los más altos niveles: “ayúdame por favor a que me reciba el Señor Presidente, sólo necesito cinco minutos, sólo tú puedes”, “¿Podríamos vernos en tu oficina la semana próxima?, desde luego el día y hora que tu ordenes”; “Nuestro amigo el gobernador nos espera a cenar cuando tu así lo dispongas, ya tiene listo el proyecto de infraestructura financiera que le pediste, tú dices”.

 

   Con prontitud y profesionalismo un par de experimentados meseros nos acercan los primeros entremeses de la tarde: Gambas con Gabardina, Cangrejo Moro, finas rebanadas de jamón serrano Ibérico de Bellota, directamente de la Madre Patria y queso de cabra de Lerida Formatge Curat, acompañados de crujiente pan baguette tipo Ciabatta con Rosemary and Olive Oil, harán perfecto maridaje con un Fefiñanes III del 2010, que ya se nos sirve en finas copas de cristal cortado, distinción que muy pocos pueden presumir en ese establecimiento, como amablemente lo acota nuestro fino amigo.

   “…En el pecado se lleva la penitencia, Cantú obtuvo millonarios contratos de publicidad con el gobierno de Duarte, vendiendo lastimosamente el poco prestigio y la dignidad que aún le quedaban, especialmente a través de su columna política “El Balcón de Don Mirone”, que competía consigo mismo en un gran torneo de halagos y alabanzas diarios que llegaban al extremo de servilismo y lambisconería al “Gober” “al “César” poderoso inquilino “de Palacio”, donde se reseñaban sin pudor, como grandes hazañas, los abusos de poder y los negocios ilegales del ballezano y sus cómplices, llegando al extremo de proclamar su “inminente arribo al gabinete presidencial, como Secretario de Gobernación un día, Secretario de Agricultura al otro, o al menos Presidente Nacional del PRI, subrayando que en cualquiera de estas posiciones César Duarte competiría ventajosamente como serio prospecto en la sucesión presidencial de 2018, porque “ya es tiempo de que Chihuahua tenga un Presidente, faltaba más”, hágame usted favor, culto a la personalidad que olía al género soviético o cubano, en una versión aldeana de priísmo dinosáurico…”

   “…Que Oscar Cantú no se llame a engaño, su ingenua pretensión de tratar de chantajear al nuevo gobierno se quedará solo en eso, el desprestigio que ahora lo cubre es descomunal…”, finaliza nuestro interlocutor con una fina sonrisa de desprecio.

 

¿Los patos le tiran a las escopetas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *